26 noviembre 2005

El canutazo

Una de las cosas que mas me sorprendió en el mundo del periodismo -aunque pasé luego por la facultad, atericé sin estudios de periodismo- cuando llegué fue la cantidad de nombres ‘técnicos’ que había y que a mi me resultaban desconocidos.
Al igual que el reseteo de la informática o el cigüeñal de la mecánica, había cosas que en mi primer día me sonaban a taiwanes. Una de ellas fue ‘el canutazo’.
Ya no recuerdo cual fue mi primer canutazo, pero si recuerdo que me quede flipado, me dijeron ‘A la salida de la rueda, canutazo de…’. Claro, eso de que te nombren a un político y te digan que luego da un canutazo pues te deja descolocado. Coña, que no sabia yo si con el canutazo es me iba a volver a colocar o es que simplemente era algo que no entendía.
En efecto, no lo entendí. El canutazo es lo que veis en la foto de abajo. En la tele no se ve realmente lo que es porque cierran el plano, pero entre los reporteros graficos es bastante común hacer una foto mas abierta por dos razones; una porque es curiosa -a la gente le gusta ver este tipo de fotos- y dos porque a la par de informativa -se ve quien es el tipo que habla- da muestras del eco mediático de la noticia. Un canutazo con pocos micros… pues o es una exclusiva o poco gancho tiene.Otra cosa muy curiosa de los canutazos es como se forman, especialmente los que son mas espontáneos. Es algo digno de ver. Os lo describo un poco.
Un canutazo espontáneo salta cuando algún redactor decide meter el micro y el fulano se para, aceptando el envite; en cuestión de segundos todos los redactores meten el micro y los cámaras meten su equipo. Lo curioso del tema es que, en general, los fotógrafos solemos estar por delante de las cámaras, para que no salgan en la foto, cuando el fulano se para para contestar nosotros los fotógrafos ya estamos vendidos y buscamos una salida… pero es difícil de encontrar porque esto es como la gota de fairy, pero al revés, y en cuestión de segundos la marabunta te atrapa y te quedas como cuando coges el metro den Atocha a las ocho y de la mañana. Y lo jodio es que si te mueves mucho para salir mueves a los cámaras, y entonces…

21 noviembre 2005

Cienes de fotos

Muchas veces, cuando voy a tomar fotos, la gente a la que coso a flashazos me pregunta que para que tantas fotos. Esta mañana he tenido ocasión de cubrir tres informaciones que me vienen al pelo para explicaros algunas cosas que, como esta, vistas desde fuera, pueden sorprender. Me decía esta mañana Arturo Perez Reverte precisamente eso, que por qué hacíamos tantas fotos y que haríamos con ellas, aunque era una pregunta retórica, le he contesta que algunos las ponemos en los blogs, pero que no es ese el fin ultimo de tirar cienes y cienes de fotos.
Para empezar, es difícil sacar una foto correctamente cuando los personajes en cuestión, como le ha pasado a Reverte esta mañana, no hacen mas que hablar entre si y no mirar a la cámara, como si nunca se hubieran visto y tuvieran que contarse algo entre si… ¿os imagináis que dirían los plumillas si en mitad de una ronda de preguntas los dos preguntados se pusieran a hablar entre si ignorando al entrevistador? O simplemente vosotros, si vais, que se yo, a comprar un casa y el de la inmobiliaria en lugar de atenderos esta de palique con el compañero... Como siempre, los fotógrafos, los últimos monos de la profesión...El caso es que antes de estar con Reverte, he asistido a una charla del presidente de Unión FENOSA, el tío ha sido muy majete y simpaticon, muy alejado del estereotipo de ricachon encorbatado pero... se movía menos que un giñol sin persona dentro. Esa es una de las razones por las que tiramos muchas fotos. Si el tío no se mueve, hay que buscar el gesto, la expresión de la cara, el fruncido de las cejas… lo que sea, y si lo hace una sola vez en toda la rueda de prensa, pues no te arriesgas, tiras una ráfaga y a probar suerte. Es un ultimo recurso cuando no hay otra cosa que hacer.
Por ultimo me he ido a escuchar lo que decía mi querido presidente ZP. En este caso lo de tirar mil fotos -bueno, no tantas- tiene otra explicación, porque ZP hace gestos -no se si voluntarios o asesorados- suficientes para llenar un libro -casi todos los politicos lo hacen-. Lo que se hace en estos casos son dos cosas; primero asegurar dos tomas decentes en vertical y horizontal, que nunca se sabe, y después otras dos del presi solo y del presi con su colega ponente, que tampoco se sabe si se dará cancha al otro o no, y una vez que se tiene todo eso… se experimenta y se busca el arte.
Los carteles y paneles que ponen tras los oradores son una inestimable ayuda compositiva para los fotógrafos, desde la típica foto con un escudo tras el orador, hasta la súper manida foto de Zapatero cuya cabecita era la O de la palabra PSOE. Hoy, pues la cosa ha estado así, así…
Mientras que el presidente de Unión FENOSA combinaba con un cartel neutral de la APIE, Reverte posaba junto a los socios del Circulo de Lectores con bastatne poca fortuna, y ZP… lo de ZP ha estado bien porque no solo su sombra se prestaba al juego compositivo -aunque era un poco gris-, sino que también las palabras de fondo invitaban a dar rienda a la imaginación.
¿Europa? ¿la nueva Europa? ¿Zapatero mira a Europa? ¿el Gobierno español… la nueva Europa? Las posibilidades son infinitas si se tiene un poco de tiempo y algo de ojo y el protocolo te lo permite. Así que, si algún organizador de eventos lee esto, cuidado con algunas palabras… canal, diputados, plátano favorecen mucho a la mala leche, y cuando el diablo se aburre, mata moscas con el rabo.

16 noviembre 2005

El timo del simo

Otra edición del SIMO y otra vez una castaña. Mi opinión del SIMO ya la dije aquí, y se ratifico
aquí, de modo que no daré mas vueltas sobre ello. Lo que quiero hoy es contar porque el IFEMA en general, y el SIMO en particular son una cámara de tortura para los fotógrafos. Lo primero y principal es que el SIMO es enorme y te pierdes con facilidad. Si quieres hacer un reportaje general tienes que mirarte los ocho pabellones, con lo que acabas arto de la cámara, de la mochila, de andar y del calor que hace, como este tio, que con todos los ordenadores para el, lee un libro, con un par. No hay ninguna forma de que te indiquen lo que son chorradas y donde esta lo nuevo y mas novedoso -tal vez sea secreto a juzgar por algunas vitrinas o que los de seguridad tontean con las azafatas-. Si eres redactor y tienes suerte igual en las notas de prensa -decenas de ellas- encuentras algo, pero para los fotógrafos…
De modo que te armas de valor y te tiras directamente a la piscina. Vas viendo stand tras stand intentando averiguar que venden algunos y para que están otros. De entrada el IFEMA tiene algo terrible para un fotógrafo: la luz. Para que os hagáis una idea, la luz de IFEMA es para un fotógrafo como un Don Simón agrio para un catador de vinos. Será barata, si, pero es fea de cojones. Amarilla, insípida, fantasmal… esta luz te obliga a dos cosas, a trabajar con flash o a tirar a alta sensibilidad y a cosas estáticas, porque aparte de fea, la luz es mas bien escasa.
Sin flash casi que no, porque lo de ir con el trípode cargado, mejor lo dejamos. De modo que usas el flash… y los problemas se multiplican. Vas a ver las novedades de la marca X y te encuentras las novedades si, pero tras una vitrina con su correspondiente reflejo. Intentar que te saques eseloquesea de la vitrina para tomarle una foto es casi imposible -de hecho creo que solo lo hacen con las teles-; que si no esta el encargado, que si espérate, que si han ido a buscar otro modelo… en fin, que esas fotos tan apañadas que hacíamos antes de la azafata sujetando el móvil… casi que no pero sin el casi, vamos, la azafata
si, pero sin movil.
Y como muchos aparatos no puedes sacar, pues haces lo que se denomina ‘ambiente’. Esto es, adultos olvidando que son adultos y niños que no pueden olvidar, por la pasta que tienen, que son niños… pero tecnología no mucha. Tampoco hay que olvidar lo difícil que te ponen las cosas los propios stands, ya que donde no hay una mesa, hay una azafata, y donde no un soporte de una pantalla de plasma… vamos, que para el publico será bonito que no veas, pero deberían pensar que si quieren salir en la foto -tal vez no quieran- han de ofrecer algo accesible.
En fin, que lo de siempre pero cada vez menos. Azafatas ‘normales’, pero cada vez menos, azafatas sin sentido del ridículo -o con sentido del ridículo pero con mas dinero en el banco-, pero menos, adminículos tecnológicos, pero mas… espacios vacíos, de eso si que ha habido mas.
Por cierto, me quedo sin saber que había tras la cortina...

15 noviembre 2005

Lio en rio (y en Moncloa)

Otra vez se me ha quedado cara de vaca mirando al tren. En Moncloa.
Hay una técnica que usan los jefes de prensa para augurar que un acto pequeño tenga cobertura mediática, y es ponerlo justo antes de otro de mucho relumbrón. Lo hacen en el PP, lo hacen en el PSOE y si mi gata diera ruedas de prensa, también lo haría.
Lo normal es que no pase nada, se hace y punto. Luego si el acto menos bueno es una chufa, se tira la foto a la papelera y punto.
El problema es cuando se intenta abarcar mucho, y al final no se aprieta na. Algo así me ha pasado hoy.
La cita del día giraba entorno al presidente Chino y su reunión con ZP. Un cuarto de hora antes, la Vice se reunía con plataformas de ONGs. Aunque lo de las ONGs esta muy bien -yo soy de MSF-, sinceramente la visita del presi chino tiene mucho mas tirón mediático que una ONG -o cien-. Los de Moncloa, que son listos, se lo veían venir y han convocado la foto con la vice a las once y cuarto, y la de ZP con el chino media hora mas tarde. Los jefes, como son como son lo dicen rápido, en lugar de enviar un fotógrafo a las doce menos cuarto, le enviamos a y cuarto y ya que esta, traca, dos fotos por el precio de una. OK, lo acepto; yo también lo haría.
El problema surge cuando la Vice se retrasa… de once y cuarto nada. Y veinte, y media… y ahí estábamos los tres mandaos -si, solo éramos tres graficos para ver a las ONGs- esperando a la Vice mientras por el cristal veíamos primero como se mojaban nuestros compañeros, y como llegaba el presi chino después… lo veíamos pero ya, porque por algún extraño motivo, y a pesar de estar acreditados para ello, no nos han dejado hacer la foto desde el edificio de la vice, o estas en el puesto de tiro o nada…
Y así ha sido. La foto con la vice ha sido más allá de las doce, más de cuarenta y cinco minutos más tarde de la hora fijada. El apretón de manos de ZP me lo he comido, claro.
Nos vienen a buscar -en Moncloa no se va sin un Guardia Civil casi ni a mear- y le digo al guardia que me lleve a la firma del Presidente, que a eso si que llego. Pues aunque ha asentido, ni puto caso porque me ha sacado a la sala de prensa y de ahí, a la calle, porque a ver que hacia yo en la sala de prensa sin chino y sin presidente…
Otro día, otra foto, y una mañana perdida. Y encima todo el día lloviendo, y yo empapado.

13 noviembre 2005

Madrid In Memoriam

Madrid In Memoriam es la iniciativa de un pequeño grupo de personas que ha querido rendir un homenaje permanente a las victimas del fatidico once de marzo de 2004. Hace unos dias se presentó el resultado de muchos meses de trabajo; se trata de un libro de cuidadisima maquetacion y acabado en el que se recogen decenas de imagenes tomadas principalmente entre el once y el catorce de marzo. Muchas de esas tomas son de simples aficionados, que quisieron registrar lo que pasaba en aquellos dias, y otras de profesionales que, escudandose en su trabajo, no tuvimos tiempo de llorar a los asesinados.
El libro, que cuesta 35 euros, destina su importe a las victimas, y en su elaboracion nadie ha ganado un euro. Para los que tuvimos la desgracia de vivir aquellos dias en primera linea, es de agradecer que con nuestras fotos se haga algo digno de contar.
En un mundo donde el presidente de la AVT es tildado de fascista y la presidenta de la asociacion de victimas del 11M es catalogada como plañidera y mentirosa, me reconforta pensar que algunos aun valoran a la gente por lo que son, no por la ideologia que tienen.

11 noviembre 2005

Momentos de relax

Lo mejor que tiene trabajar en tu hobby es que uno puede relajarse sin tener que invertir un montón de pasta en una afición diferente. En mi caso, cuando puedo y si las circunstancias son apropiadas, quedo con mis amigos para tirarnos unas fotos en plan pachanga. Es como si un panadero dejase de hacer pan en su panadería y se fuese el domingo a hacer rosquillas con sus colegas. En el fondo esto es una suerte, porque la verdad, no me veo a un abogado metiendo demandas los domingos por la mañana por afición… o si.
Después de estatutos varios, y en previsión del debate del Estado de las Autonomías que también me he tenido que comer -podrían haberlo intentado, pero no lo habrían organizado peor-, el domingo me fui con mi colega Jose Manchado -le hace ilusión leer su nombre aquí-, y mis dos supermodelos Rebeca y Nerea a echarnos unas fotos.
Lo de tirar fotos por hobby es muy relajante para un profesional, por un lado no tienes la presión de tener que terminar rápido y enviar el material antes de las dos, y por otro si alguna foto te sale mal, pues ajo y agua, no te das cabezazos contra la pared.
La sesión en si no estuvo nada mal, se junto el hecho de ser todos amigos y tener en mente todos la misma idea… como cuando quedas con los colegas y todos coincidimos en ir al mismo bar, solo que esto ultimo nunca pasa y lo de las fotos si.
Aparte de que íbamos a Cercedilla y acabamos en Valdemoro, la jornada la dividimos en tres. Primero una sesión en un edificio abandonado -iba a decir que eran unas ruinas, que queda más romántico, pero en realidad era un cuchitril para drogatas, la vida es dura-. Las dos chiquillas, que echas pa’lante son un rato, no dudaron en aligerar el peso de su ropa, a pesar del fresco -frío que te cagas- de la mañana. Que son mujeres estoy seguro, que tienen mas webs que yo, también.
Tras las ruinas nos piramos a cumplir la paranoia de JManchado: quería poner a Rebeca medio en bolas en una vía de tren. Teniendo en cuenta que parecíamos terroristas colocando una bomba y que por esa vía pasa el AVE a toda hostia… pues al final, a pesar del duro trabajo, fotos pocas, pero coña, un rato.
La tarde se nos iba, y con ella la luz del sol. Decidimos terminar en Aranjuez city, pero no había lugar. Buscamos una venida mas o menos solitaria y volvimos a desnudar a la pobre Rebeca, más fría ya que un polo dentro de un igloo, para hacer un par de ultimas fotos de atardeceres. La verdad es que la cosa tuvo cierta guasa ya que cada pocos segundos pasaba un coche, y cada vez que veíamos que se acercaba teníamos que tapar a nuestra mujercilla para que no fuera pasto de babosos o pajilleros varios.
Me hubiera gustado hacer estas fotos con un poco mas de tiempo, ya que no hubo ocasión de colocar luces ni cosas de esas, y las tomas, aunque curiosas, no pasan de ser una postal sin mucha historia.
Hay que repetirlo.

05 noviembre 2005

Esto del periodismo es como una montaña rusa. Un par de días sin nada que decir, luego una semana de noticias a saco, otra de calma, un mes a lo bestia, otra semana parados... Ahora mismo estamos en la parte de arriba, aunque ya estamos empezando a bajar un poco, quien sabe por cuanto tiempo. El pico de esta montaña que vivimos ahora se llama estatuto. Todo gira en torno a el, es como la casera, si no tienes estatuto me voy.
Y al final el miércoles llego al congreso. Los mas afortunados lo vieron venir desde las diez de la mañana hasta las dos de la madrugada. Un largo dia.
De por si currar en el Congreso es jodido. Tiene la luz justa para que si tiras sin flash te salgan oscuras, y si tiras con flash si no quieres que el fondo quede negro, te salen amarillas, de forma que tienes buscar un termino medio que no existe. Le hemos pedido a Marín por activa y por pasiva que suba las luces del hemiciclo o que nos deje ponernos frente a la tribuna, pero o hay tu tía. porque hace años los fotografos pillaron a un diputado con algo entre manos y sus señorias se mosqueron con nostros.En el Congreso solo hay dos posiciones de tiro, a izquierda y derecha de la tribuna, con lo cual para hacer una foto distinta tienes que tener posturas muy raras -que te joden la espalda- o arriesgarte con focales muy angulares cuando el diputado sube o baja del estrado. Ahora, con los nuevos monitores gigantes que han puesto tienes algo mas de juego, pero esto dura dos días. Igual pasa con los monitores nuevos de los diputados, que algo puede hacer con ellos, pero te dan por saco porque luego los directores no quieren sacar al diputado tal mirando una pagina erótico festiva mientras el orador aburre al personal.
El día del estatuto, en concreto, fue aun mas jodido. Como muestra un botón. Cuando a eso de las diez nos cuyos los fotógrafos a cenar algo, empezamos a hablar del día, y fijaros como son las cosas que estamos tan absorbidos que solo a esas horas empezamos a enterarnos de que a Leguina le había dado un infarto, que Prisa había lanzado una OPA a Sogecable o que el Barcelona ganaba en la copa de Europa. Es chungo este día, primero por la enorme seguridad, mayor aun que en el debate sobre el Estado de la Nación. La poli venida al acto no te dejaba circular ni estar en la calle aun estando acreditado, y cada dos por tres te pedían el carné. No les culpo, es su curro. Fue este día jodido también por la cantidad de fotos que había que hacer. Hay que cubrir muchos detalles, no se trata de hacer la foto representativa del día, sino todo lo que ocurría, desde los fascistas que se manifestaban hasta las autoridades invitadas, pasando como no, por la llegada del zeñó Presidente y por las intervenciones de los diputados.
Aunque al final se curró mas o menos bien, tuvimos nuestros mas y nuestros menos. La prensa era abundante, venida desde todas España, especialmente de Cataluña, y con gran despliegue de medios. A primera hora empezó a llegar la gente a montar los equipos. Es divertida es primera hora, porque es entonces cuando las conexiones de Internet fallan, no hay enlaces por satélite y esas cosas, y todo el mundo se pone histérico. Y digo que es divertida porque al final siempre se sacan las cosas, pero el nivel de estrés es alucinante.
Una vez todo montado, pues empieza la fiesta. Unos llegan a su bola yo otros en grupos. Unos mas buscados y otros menos. De estos ultimos, los hay que se quedan en medio de la entrada a ver si alguien les hace una foto, otros que aunque no quieren salir, al final les pillas y otros qu te muestran sin queres su lado oscuro.
Dentro del hemiciclo hay dos cosas a tener en cuenta: una son los caramelos de la entrada, codiciadisimos por todos, y otra estas tiras blancas desperdigadas por todo el Congreso que tarde dos meses en pispareme que eran. aparte de los diputados solo entran los fotógrafos mientras los redactores se quedan en una sala anexa viéndolo por la tele y esperando a que alguno salga para meterle el micro; para nosotros, los graficos, la cosa es similar a cualquier pleno, aunque con algunas salvedades. Por ejemplo eramos muchos mas que haitualmente, y se fotografió mucho a los invitados de las tribunas y los tres diputados catalanes, mas que a Zapatero que me dijo que esto parecia un Madrid-Barcelona, que se pusieron en el medio del hemiciclo, se llevaron buenos flashazos, y hubo que estar al quite cuando Zapatero se acerco a estrechar la mano de Carod Rovira. Yo no fuy lo suficientente rapido.Pero el pleno en si es mas de lo mismo. Uno que llega, discurso y uno que se va. Los tres primeros fueron Artur Mas, despues Manuela de Madre y luego Carod Rovira. Despues de comer intervino el Presi y maese Rajoy -este tio es genial poniendo caras-. Luego vinieron los demas, que los pobres me dan un poco de pena porque casi nadie les hace ni puto caso por mucho que digan o hagan -bueno, yo a algunas si que las miro aunque no hablen-. Lo que dijeron lo dejo en el aire, mas que nada porque no me enteré mucho. Cuando estas en el pleno, no escuchas, estas a las fotos y punto. Lo que dicen ni te va ni te viene, aunque en los momentos de impas, pues si no tienes nada que hacer, algo se te queda, pero no mucho. Luego es todo muy automatico. Haces caretos de sus señorias y alguna conversacion que pueda ilustrar alguna columna de opinion, buscas algun apreton de manos o algun gesto, canutazos o entrevistas... en realidad lo fotografias todo y ya vendra alguien a decirte que quiere y que no. Muchas horas y muchas fotos. Yo hice en este dia unas 1500. Cuando estas en la primera hora intentas hacer fotos curiosas mas allá del simple guiñol, pero cuando te dan las doce de la noche y ahí sigues… pues como que ya casi te da igual todo. Solo quieres dejar atras el hemiciclo y marcharte a casa.