29 abril 2006

PP y PSOE, mas de lo mismo

¿Alguien piensa que el PSOE y el PP son distintos…? ¡¡No!! Son iguales… al menos en lo que se refiere a organizar mal las cosas. Tenia y ha pensado escribir esto desde que estuve en la convención Populares_ 2006, pero he querido esperar para tener algo con que comparar, y después del mitin del PSOE de hace una semana, ya tengo material.
Ambos mítines-encuentros lúdicos fueron similares pero con diferencias, mientras que el del PP duro tres días, el del PSOE fue de una mañana, por eso se entiende que el mitin del PP fuera más grande y por tanto tuviera cosas que el socialista no tenía.
Pero vayamos con lo que interesa, los fotógrafos. Sorprendentemente acreditarse fue fácil en ambos casos, aunque la entrada en el del PP era mas sencilla por ser en el IFEMA, en el del PSOE había tanto publico agolpado en las puertas que tarde mas de 20 minutos en poder pasar porque estaba mal indicado.
Entramos y nos encontramos el panorama, una zona de mitin, y otra para prensa. En el caso del PP la zona de prensa estaba puta madre, redactores y fotógrafos separados para no incordiarse –los redactores suelen necesitar silencio para escuchar y los foteros solemos hablar mucho preguntando quien era tal o cual fulano- y teníamos bocatas y bebida de sobra. La zona de prensa del PSOE, al ser en la plaza de toros, estaba en la arena, en un apartado, bien organizada aunque para los fotógrafos nos habían dejado una minisala fuera del coso que nadie uso porque para salir llegar hasta ella y volver tenias que perder cinco o seis minutos que no se tienen… al final nos quedamos con un par de mesas de los redactores y la sala reservada solo la pise para recoger agua.
Gente había de sobras en ambos mitines, y en ambos tras el orante había muchos chavales jóvenes para dar sensación de que el partido es guay y esta en la onda; puro marketing pero que para hacer fotos tiene su aquel. Aunque en el PP se veía mas el estereotipo-pijo-pepero- que en el del PSOE el esteriotipo-melenas-barbudo-progre, la verdad es que había bastante gente ‘normal’ que pudiese ser de uno u otro partido en ambos actos… ni los peperos son todos pijos, ni los progres son todos unos fumetas.
Y empieza el acto… mal, claro. En ambos casos el plan era acercarnos al atril y hacer las fotos de los dirigentes entrando para luego irnos atrás a una zona reservada para nosotros. Evidentemente hubo caos en ambos saraos y la cosa se hizo entre de puta pena y mal. Algo mejor en el PSOE porque había mas hueco, pero no porque lo hicieran mejor… pero vamos… Inciso: diferencias entre el PP y el PSOE, en las sillas para autoridades se podía leer en el PP: ‘Señora de Aznar’ o ‘Señora de Rajoy’, mientras que en las del PSOE solo ponía ‘Reservado’.
Fotos de besos y abrazos y a salir del redil para ir a nuestra zona reservada… y ¡OH, sorpresa!, aquí se vio la incompetencia de todos los organizadores porque ambos hicieron lo mismo y ambos mal. Nuestra zona reservada estaba muy lejos y era muy pequeña –la del PSOE algo más grande- y no tuvieron en cuenta una cosa. En el PP ni siquiera teníamos tarima y no cambiamos todos –en el PSOE si teníamos una tarima y grandísimo- pero, y esto es el fallo, no tuvieron en cuenta que la gente es mas alta –incluso sentada- que una silla, de forma que cuando nos colocamos en nuestro lugar comprobamos que en lugar del atril solo veíamos cabezas… de forma que ninguno de los reservados en PP y PSOE nos sirvió de nada y tuvimos que pelear para acercarnos.
Y bueno… el acto -salvo alguna genialidad- en si una mierda porque estábamos todos apretujados y asados de calor, casi sin agua –cualquiera se movía- y con calambres por estar inmóvil 45 minutos. Charlas de rigor de los peces gordos -a ver si pillas alguna foto distinta- y llega el momento de los jefes –en el PP no estoy seguro de si fue Rajoy o Aznar quien tuvo más tirón-. Mas caos… la gente se enfada porque no les dejas ver y después de horas de estar de pie sudando pues hasta te mosqueas un poco… ‘Oye chaval que no veo’ ‘Me deje el cuerpo transparente en el coche, lo siento’, ‘Pues quítate que no veo majo’ ‘Lo siento, me deje las botas gravitatorias en el zapatero’… no te jode. Que si estoy ahí estoy porque estoy currando y los que ¿organizan? Me han dicho que me ponga ahí... que no es por putear, de verdad. Foto de Aznar cabreado, foto de Zapatero cabreado... fotograficamente hablando, el mismo perro, distinto collar.
A estas alturas ya te importa todo un webo y solo hay que esperar a la foto final… porque ahora, que todo es marketing, cuando la historia acaba se tira confeti y todos suben al escenario a hacerse la foto… ¡¡¡Caos!!! Fue caos con el PP caos con el PSOE, con unos te pegas hasta con ex-ministros por poder pasar y sacar algun gesto, con otros el presi se va a saludar a no se quien y nos da la espalda… al menos en el PP se pudo ver a Fraga cubierto de confetti :) y en un momento acaba todo.
Y a salir… esto en el PP estuvo peor y casi me di de ostias con Pablo Sebastián ¡¡Que estoy trabajando!! Me grita. Claro, yo estoy en un curso de retratos de macramé versión cámara digital… Todos contentos. Me voy a casa.

16 abril 2006

Cambio de cartera

El cambio de cartera es el símbolo que escenifica un traspaso de cargo y de poderes en un ministerio, aunque también se hace en el gobierno. En el caso de los ministros es mas habitual ya que según se van quemando -es decir, cagandola- a lo largo de la legislatura cambian, aunque también es posible que las circunstancias políticas del momento hagan necesario un cambio por la razón que sea.
En este post os voy a contar como no se tiene que hacer un relevo de carteras, al menos no si quieres que salga bien. En este tipo de cosas socialistas y populares siguen siendo iguales… ambos lo hacen fatal. El ejemplo es el relevo en Interior.
Yo entiendo que en un acto así quieras tener invitados, si a mi me hicieran Ministro me gustaría tener a amigos y familiares viendo como he triunfado, lo admito. Además en un acto así hay invitados de conveniencia que también han de estar, y aparte, periodistas.
Insisto en que seria mejor hacer dos actos, uno para invitados y otro para periodistas, porque si no, pasa lo que pasa.¿Y que pasa? Primero que tuvimos que estar esperando media hora antes para pillar sitio, el salón de actos de Interior no es pequeño, pero se queda minúsculo cuando metes a trescientas personas. Según entramos por la puerta una mujercilla de protocolo nos avisaba: todos los asientos están reservados para invitados. OK y donde nos ponemos nosotros… en los laterales. Aunque ya sabíamos que eso era imposible nos ‘desplegamos’ para hacer ambiente, es decir, invitados, saludos y demás. Había de todo, desde políticos que se abrazaban como si no se hubieran visto en años hasta curiosos cámaras de televisión… vamos, lo de siempre, muchas fotos de espaldas y gente pasando por medio.
Cuando llego el momento del acto en si, como de costumbre, no había protocolo ni gaitas. Nos colocamos en el medio porque en los laterales no cambia un alma, de hecho yo estaba pegado a tres compañeros y estábamos aplastando a Moratinos… no caviar ni un alfiler. Como no había protocolo, tuvo que se el propio ministro saliente quien retirase el micro del medio para hacerse la foto de todos felices y contentos… luego intentamos retirarnos, pero no podíamos irnos muy lejos porque la sala estaba hasta los topes… la verdad es que no se como los cámaras pillaron la imagen porque la sala estaba llenísima.
En fin, que mas de lo mismo, discursos de quien se va y quien viene, caritas al publico y sonrisitas de las vete tu a saber en que pienso, abrazos y que bueno que eres… para al final, por fin, dar la cartera.
- la cartera estaba ya allí cuando llegamos, casi preparada para ser fotografiada y vacía, por si alguien se lo pregunta-. En el momento de la cartera tuvo que ser la Vice esta vez quien quitó el micro -los de protocolo seguían sin aparecer- y… el acto en si. ¡Caos! Todos los fotógrafos a correr porque en los laterales como nos habían dicho, pues no se hacia nada. Hubo conatos de histeria porque la foto no se sacaba pero al final algo se hizo. Y ala, a correr a otra cosa… supongo que de fiesta porque allí, todos se marcharon contentos. El PP no.

03 abril 2006

Elsa Pataky en 'Atraco a las tres y media'

Hay días en los que sabes como, cuando y donde empiezas, pero no sabes como acabas. Hoy ha sido uno de esos. Empiezas tirando fotos a Elsa Pataky… siempre guapísima la jodia, sigues con Angel Acebes y cuando crees que te has recuperado del contraste de caras y te estas yendo a casa… ¡atraco a las tres! En realidad el atraco fue a las dos, pero no nos enteramos hasta las tres. Así que a correr. Bueno, es un decir porque todo esta cortado. Más bien andar.
Y que nos encontramos allí... bueno, poca cosa. La policía, en este tipo de sucesos, acordona una zona enorme. No discuto los protocolos de seguridad… pero lo cierto es que han cambiado mucho. Antaño, cuando yo era un proyecto de engendro, mis compañeros hacían fotos a los serial killers a medio metro de distancia. Ahora te ponen a doscientos metros de dos yonkis armados. Es por nuestra seguridad -dicen- y me parece bien, pero… es su trabajo.
En fin, que de hacer poco. Aparte de decenas de curiosos -¿nadie les ha echado en falta en los trabajos?- y algún espontáneo, poca cosa. Desde el mismo sitio, todos los medios allí apretaditos y rodeados de policía poco puedes hacer. Cuando no tienes una ambulancia en medio se te cuela un poli, y si no directamente una farola.Total… que a esperar -no mucho que a las cuatro tenia otras obligaciones-, unos cuantos rehenes fuera -todos bien, por suerte- y al final una rendición anunciada.
Y poca cosa más. Mucho despliegue policial y de medios para una noticia menor -un poco de sangre la habría convertido en portada para los jefes, seguro-. Lo único que lamento es no haber podido ver a los mejores policías del mundo en plena faena, que eso si que es para sentarse, comer palomitas y disfrutar.

01 abril 2006

Que pesadez de Estatuto

Se aprobó el estatuto… después de ponencias, comisiones, diálogos de sordos y mil chorradas mas… por fin hay estatuto. No tengo muy claro lo que significa eso, pero según constate estos días, uno de Esquerra opina que Cataluña va a ser mas España y otro del PP opina que España ya no va a tener a Cataluña. Como para fiarse alguien… El día del estatuto en el Congreso fue, salvando las distancias, un día normal. Aparte de cuatro fachillas dando gritos y ensuciando mi Bandera con escudos preconstitucionales -los mismos que pegaron a una compañera cuando el pequeño terrorista Otegui fue a la Audiencia Nacional-, la calle estaba tranquila. A las nueve de la mañana pocos tienen ganas de ir a dar voces. Por lo demás… lo de siempre: personajes ‘ilustres’, políticos varios, un poco de mogollón y muchos diputados. Intervenciones varias donde desplegar nuestro arte fotográfico y poco mas. Y es que los plenos son muy repetitivos porque, fotográficamente hablando, es siempre lo mismo. A mi quien mas me gusta es Rajoy, aparte de ser un gran orador -elegido el mejor del año pasado por mis colegas redactores-, Rajoy es una maquina gesticulando y poniendo caras, o gestos, o miradas… desde la tribuna, desde el escaño… Lo jodido es que a veces pone ‘esas’ caras que no se deben publicar y jode la foto… pero vaya, eso les pasa a todos. Además, siempre estan sus diputados para levantarle la moral. También gesticula mucho Rubalcaba, y el que pone caras tipo Rambo es Puigcercos. Otros, como Erkorequa son como un guiñol sin persona dentro y otros, como Joan Herrera… digamos que no tienen mucho éxito.
No obstante hoy quiero enseñaros algo más allá de simples plenos. Hay algo que se llama utilizar a los fotógrafos. Eso los políticos lo hacen de puta madre, y nosotros picamos. Lo peor es que muchas veces sabemos que estamos picando, pero tenemos que hacer la foto aunque sepamos que es todo marketing político.
Por ejemplo, mandarse mensajitos de móvil. En esta foto, Rubalcaba enviaba mensajes creo que a Pepe Blanco, levantando bien el teléfono para que pudiéramos captar la foto desde nuestra posición tras el -se que algunos se mueren de ganas de saber que se decian-. Rajoy hace algo parecido dejando ver sus notas, de esta forma si en un papel pone que ZP es un loquesea y nosotros lo fotografiamos, al día siguiente todo el mundo sabrá que Rajoy dijo sin decir que ZP es un loquesea. También fue interesante la foto preparada del Presidente con Maragall -nos despejaron el pasillo a los fotógrafos para poder hacer la foto- o la foto, también preparada, de Piqué con Rajoy, escenificada de tal forma que pareciese algo casual. Lo que hicieron los del PP fue salir al pasillo, hacer un círculo y hablar en voz alta entre ellos, así nosotros pudimos sacar a Rajoy con Pique sin que se notase que era una foto montada -sin que se notase mucho- y en el PP quedaban contentos. Sabíamos que era un montaje y lo tuvimos que hacer. La última utilización de los fotógrafos la protagonizo Cristina Carbona. Ella, inmersa en un polémica sobre linces y carreteras se puso a leer un informe sobre el Lince de forma totalmente artificial, de forma que pudiéramos hacer la foto. Las mesas de los diputados son lo suficientemente grandes como para leer -todo el mundo lee y pasa del pleno- un libro sin necesidad de levantarlo tanto.
En fin… al final el Estatuto se aprobó, ZP salio ganador con medio hemiciclo en contra y los fotógrafos y diputados nos fuimos a casa felices y contentos. Algunos más que otros.
Por cierto, me permito recomendaros el sensacional trabajo de Jose Ayma que hizo para El Mundo cubriendo el debate y que fue publicado el día siguiente. Mi -mas humilde- galeria fotografica del debate la podeis ver completa aqui.