30 octubre 2006

Video Portfolio 3.0

Recomendable altavoces. Dura solo un minuto. Los anteriores los teneis aqui y aqui.

26 octubre 2006

Y Cindy pisó Madrid...

Ya lo tengo claro, al monstruo volador de espagueti no le gustan los saraos, y por eso impide que se hagan bien. No es cosa de una mala organización o de simples incompetentes, no… es cosa de nuestro señor todo poderoso el monstruo volador de espagueti.
No se si os habréis enterado –porque no ha salido ni en prensa ni en la tele ni casi en la red, pero Cindy Crawford estuvo esta semana en los madriles. Hacer fotos a esta mujer para mí es una de las cosas más especiales del mundo. Yo llevaba mi carpeta al instituto literalmente forrada con fotos de ella, tenía mi habitación llena de posters y aun conservo decenas –cientos- de recortes de prensa, el Playboy donde sale ella y varias cosillas más -y odiaba a los fotografos que hacian esas fotos por pura envidia-. La vez anterior que vino fue fotograficamente bastante decepcionante –no ella sino el sarao- y tenía ganas de que esta vez –quien sabe si la ultima- pudiera presumir de fotos buenas.
El comienzo era prometedor. Un photocall enorme, techado y con una iluminación aceptable, además el cartel aunque negro era mate, con lo que los reflejos podrías minimizarse.
Pero… la cosa no fue bien. Una regla básica para organizar bien un sarao de cara a la prensa es separar VIPs de no VIPs. Es algo lógico ya que los guays se paran y el vulgo sigue caminando, y si caminan por el photocall mientras hacemos fotos pasa lo que pasa. Ese fue el primer error.
El segundo la lluvia. Pese al techado –gran idea-, los organizadores se olvidaron de impermeabilizar el suelo, con lo cual la moqueta se puso hecha un cristo… la gente –yo flipo- aguanto casi cuatro horas –o mas porque yo me fui y ellos se quedaron- bajo una lluvia atroz.
El tercero el frío. Es bastante incomprensible inaugurar un hotel y hacer las fotos fuera cuando lo que mola es el hotel… además la organización nos saco una caja de refrescos helados, lo ideal para una tarde-noche como aquella.
El cuarto el espacio entre VIPS. Paso una hora desde que empezó el tema hasta que empezaron a llegar los guapos, y claro despues del aburrimiento, hubo colapso.
El quinto las teles. En lugar de estar todas juntas –que es lo normal- nos pusimos cada uno como pudimos, con lo cual cada canutazo era eterno y desde que el guapo llegaba hasta que le podíamos hacer la foto pasaba una eternidad.
El sexto el caos con Cindy. Ella no sabía muy bien que había que hacer o donde ir y la organización tampoco lo tenía claro, las fotos fueron bastante malas.
Lo mejor… pues aparte de SuperCindy, una siempre guapísima y supersimpatiquisima Elsa Pataky, bastante gente de buen ver, otras con el papel de novia cariñosa muy bien aprendido, algunas con el vestido ‘quemepongoparaquenomemiren’… en fin, mas de lo mismo pero peor.
Lo mas divertido, eso si, fue el fallo con el aforo. Según parece –que no lo se seguro- dejaron pasar a mucho ‘amigo de’ en los primeros momentos, y la cosa se lleno, y los pijos supermegachulis que llegaron algo tarde se queraon compuestos y sin poder entrar o, al menos, pasando unos minutos de angustia con los de seguridad porque estaban en la calle mezclándose con el vulgo. La verdad es que en esos momentos nos faltaron las palomitas porque nos lo estábamos pasando de miedo.
Por cierto, en esta foto no se ve muy bien, pero detrás de ese cristal había una ‘perfomance’. Consistía en una modelo guapísima metiéndose un sobe que te flipas mientras otro modelo la grababa. Ni que decir tiene que a mas de uno se le pegaron los ojos al cristal durante toda la noche.


PD: El trancazo que tengo ya no me lo quita nadie.

23 octubre 2006

Imagenes que marcan (1)

21 octubre 2006

Maestros del Tenis

El mundo de la prensa es cíclico. Año tras año los mismos temas se repiten una y otra vez, van cambiando las caras y, a veces, los lugares, pero el tema es el mismo. Los Goya, el Debate sobre el estado de la Nación, Nochevieja, operación salida…
El Master de Tenis de Madrid es ya otro de esos ‘clásicos’ temas cíclicos. Y como es normal, sigue con sus defectos y algunas virtudes. Hacer tenis es algo complejo, sobre todo si eres un inexperto –mi caso-. Los jugadores se mueven muy rápido, muchas veces no tienes ni idea de para donde van y la luz es bastante pobre. Eso si, la organización es bastante buena, aunque hay algunas cosas mejorables.
Las distinciones entre redactores y periodistas se notan casi al llegar. La sala de redactores cuenta con un ‘salón de bienvenida’, una especie de saloncito con sillones donde no hacer nada antes de entrar en la sala de prensa propiamente dicha. La sala de fotógrafos, por otro lado, solo es sala de fotógrafos. No tiene teles –debería haber al menos una para saber cuando hay ‘descansos’ entre sets- y tampoco sala de bienvenida.
Lo mejor es que esta apenas a 20 metros de la pista, con lo cual uno puede plantarse en la tribuna en dos segundos. En las dos salas, eso si, hay un dispensador de refrescos, agua abundante y dos termos de café con una jarra de leche. El viernes la leche duró dos cafés.
La sala de fotógrafos, además, se adorna con las fotos de los propios fotógrafos, así nuestro ego se dispara cuando algún compañero entra y echa algún piropo de nuestras fotos. Además la mejor foto del torneo gana una nevera. Son así de esplendidos.
En lo que a fotografía se refiere, regular. La luz, malísima. Para congelar la pelota de tenis hay que tirar a 1/640 de segundo, eso, con un objetivo 2.8 solo se conseguía a ISO 1000 –con suerte porque la iluminación no era uniforme-. Además delante de nosotros teníamos a dos cámaras enormes que puteaban cosa fina. Lo ideal para este trabajo un 200 F2 o un 300 2.8; si se quería algo mas de detalle, un 400 2.8. Seguramente habréis visto fotos cenitales. Esas solo se pudieron hacer los primeros días del torneo ya que la organización exigió, creo que desde el jueves, que los fotógrafos tuviéramos un seguro especial de accidentes. Como comprenderéis ese seguro no lo tiene nadie o casi nadie… de modo que dejamos de subir a las pasarelas.
En lo referente a público... mucho pijerio, algun que otro impresentable, pocos famosos -menos mal- y gente de pasta en general. Solo habia que ver quien patrocinaba para ver quien interesa invitar a estos 'saraos'. Mucha seguridad tambien con curiosos uniformes, y un pequeño detalle en esta foto. Si ya se que esta sin foco. Esos puntos amarillos son las pelotas de tenis que se colaban entre las gradas y el marcador y que no se podian recoger. Entre partido y partido habia quien -yo por ejemplo- se metia en el hueco para mangar una pelota 'de partido'. Yo pille una, y Nadal -un crak- me la firmó, me quedé con las ganas de una de las gordotas, pero costaban 20 euros de nada. Por último, que me decís de esta nota de la acreditación… yo, por supuesto, he hecho las fotos con los ojos cerrados no sea que me echaran.
Y las azafatas… ¡Ay las azafatas! Mas fotos a ellas que a los jugadores, por delante, por detrás y de lado. Todas supermajas y superguapas. No especialmente hábiles –habría que verme a mi- con las pelotas (de tenis) pero cumpliendo con su función de florero publicitario muy dignamente.

17 octubre 2006

Trabajar para enfermar

La esencia del fotoperiodismo, como se puede ver en este recorte, es un fotografo. Un joven fotógrafo que prefiere sacrificar su salud antes que su cámara, porque con 40 de fiebre se puede trabajar, pero si la cámara se moja y se jode, pues no. ¿Qué dirán ahora los redactores que se quejan de nosotros, de nuestros... sueldos? O de nuestra ¿libertad? Si se les rompe un boli ¿Qué? Si se les moja un bloc ¿Qué? Si se les cae la grabadora… ¿qué?Hoy ha sido un día de esos en los que, seguro, nadie me cambiaba el curro. Más de una hora de guardia frente a un ministerio esperando que terminase una reunión. Lluvia, mucha lluvia, bastante frío, un abrigo calado y unas manos que tiritaban porque estaban al aire pegadas al metal de la cámara, y preparadas para disparar si era necesario. ¿Qué dirán ahora los redactores, muchos de ellos en sus calentitas redacciones? Entre café y café esperando una nota de prensa con el resultado de las conversaciones o, los más intrépidos, una llamada al móvil de cualquiera de las dos partes para conocer la versión de los hechos de cada uno. Si, hay redactores de calle, el mío al menos ha pasado tanto frío como yo –o mas porque el allí se ha quedado cuando yo me he ido-, pero son los menos, y desde luego, ningún pez gordo de gran diario que ganan mas de opinador de alquiler que de periodista.

15 octubre 2006

Sonria, estoy trabajando

Ya me ha llegado mi nueva acreditacion de prensa, la vieja y provisional era de carton cutre inexistente -me la tuve que hacer yo rellenando una tarjeta que me facilitaron-. La nueva es la caña, espero que si me la pide algun policia, no sepa ingles...

13 octubre 2006

Dulce Mirada

Edurne en el preestreno de la ¿pelicula? 'La máquina de Bailar'. Si lo hace aposta, no le sale tan bien.

08 octubre 2006

Momentos de relax (2)

Las cosas como son. ¿Qué hace la gente normal un sábado a las diez de la mañana? La gente normal, o bien esta sobando, algunos currando y otros pocos empezando la resaca o terminando la borrachera. Los frikis de la fotografía nos hacemos cincuenta kilómetros, medio cortamos una carretera, matamos a la gente y les hacemos fotos. Es lo que hay.Para un raro como yo, estos ‘reportajes’ por ‘amor al arte’ son como una partida de cartas. La gente normal cuando quiere ver a sus colegas se va a un bar se pide dos cañas y se cuentan la vida. Yo, como no bebo, pues me voy a hacer fotos frikis.
En mi defensa debo decir que la idea, producción y guión original son obra del Maestro Friki José Manchado yo, casi casi, me limite a elegir un encuadre, velocidad, diafragma y donde poner las luces.Podeis ver la foto-historia completa en este enlace. No le he puesto pies de foto, pero creo que se comprende el 'argumento' bastante bien.

06 octubre 2006

Al fondo, Carod

Un poco más de lo que se puede hacer si mezclamos mala leche con un cartel de fondo. No se si agradecer las facilidades que nos dan para componer una foto o regañarles por la poca visión en cuatro dimensiones que tienen los organizadores.

Aquí un Carod Rovira vendiendo ropa nueva.
Aquí un Carod dando cursos de formación para la prensa extranjera.
Aquí un Carod nazi.
Aquí un Carod que no pinta nada (‘res’, en raro, es ‘nada’)

Como voy un poco pillado de tiempo dos fotos y una discusión.
©M. Cordoba
Si en algún evento veis a algún fotografo dando la nota, inexcusablemente seré yo. © Jon Barandica
La prohibición de fumar en el Congreso a algunos les afecta cantidad.

Y ahora la discusión. Ayer me comentaba con un fotografo de una importante revista especializada que hay que crear un mercado de marchantes de fotografías porque es imposible que un fotografo se gane la vida con sus fotos si no hace bodas –reporteros gráficos, publicistas, fotógrafos de moda y demás a tomar vientos-.
Yo le replique que me niego a que –por sistema- nadie que solo quiera colgar ‘arte’ en el salón de su casa tenga que pagar por ello y que me parece un robo que algunos presuntos fotógrafos pidan cientos de euros por una foto con la excusa de que son arte.
Os pregunto:

-¿Pagarías por una foto para colgarla en vuestra casa? ¿En caso de responder afirmativamente, cuánto daríais?
-Los que hacéis fotos ‘artísticas’ ¿Qué preferís, ver vuestras fotos colgadas en muchas paredes gratuitamente o ver pocas pero bien remuneradas?

PD: Os recuerdo que no soy artista y que yo SI vendo mis fotos, luego soy un mercenario.

02 octubre 2006

Ellos y sus caretos (2)

Guapos y guapas… famosas y famosas… siempre perfectos. Pelo perfecto, dientes perfectos, ojos perfectos. Son el ejemplo a seguir por la juventud del mundo mundial y parecen salidos de la forja de los dioses. Pero, a ocho fotogramas por segundo, hasta las más guapas tienen un mal parpadeo. Son ellos… y sus caretos. Disfrútalo, compártelo… y cuando te hayas reído de ellos recuerda sus cuentas (poco) corrientes.

A esta se lo perdono todo.

A esta probablemente nadie le miraba a la cara

Mar siempre esta guapa



Si ella quisiera y yo pudiera...


Y a DiCaprio como novio... en fin.