31 marzo 2010

Tenemos un problema



Yo había elegido una focal para personas normales... lo que no tengo claro si es que él era muy alto, ella muy baja o ambas cosas a la vez.

24 marzo 2010

Y mi primera foto en The New York Times...

Es para... ¡Carmen Lomana! tocate los cojones, a ver como enmarco yo esto. Y encima la foto es mala de webos :(

21 marzo 2010

Mañana empezamos las prácticas

Mañana día 22 llega mi nueva compañera de prácticas. Intentaré hacer un seguimiento bloguero pero no prometo nada, tengo el ordenador de sobremesa petado y estoy actualizando el blog y la pagina a un nuevo diseño.
Espero que no me dejéis solo en esto, que aunque es mi segundo año de prácticas, necesitaré de vuestros comentarios, opiniones y sugerencias.

18 marzo 2010

Venta de material

Por si a alguien le interesa vendo una Canon EOS 1D Mark IIN (obturador cambiado en verano) y un 17-40 F4. Si alguien quiere fotos, precios o algo un correito a nividhia arroba gmail.com
En Madrid se pueden ver y probar ambas cosas.
En unos dias borro este post.

Edito para poner precios, que en un par de horas ya tengo doce correos :O

17-40 450 euros. Esta bastante nuevo. Apenas lo he usado ya que lo compré en un pack y de angular tengo el 16-35. VENDIDO
Por la MKIIn la verdad es que no se cuanto pedir. He buscado un poco por internet pero no encuentro ventas, si alguien tiene alguna, que me la pase. En ojodigital he visto una MKII (no N) por 800 y una MKIII por 1500 asi que por ahí se moveran los precios, alrededor de 1000. No obstante enviarme ofertas.

Mañana os pongo fotos, que ando perraco.

EDITO 2: Si alguien quiere, tambien tengo dos o tres EOS 1 de carrete. Esas las vendo baratas.

16 marzo 2010

Y seis años despues... se enteraron



Una de las quejas que teníamos -ya puedo hablar en pasado- en La Moncloa, era acerca de los traductores en los encuentros internacionales. Desconozco si existe alguna regla protocolaria que indique su posición, pero lo que es un hecho es que hasta ahora el interprete se colocaba entre Zapatero y su invitado creando una foto, estéticamente, para tirar.

Hoy, para mi sorpresa, he visto que las cosas han cambiado y que el interprete ya no se coloca en medio, sino a un lado -mientras dura la foto, apenas 30 segundos-, logrando una foto mucho mas limpia.
Siempre ando quejándome pero esta vez -y a ver si no es la ultima- hay que felicitar (aunque es un poco triste que haya que felicitar por algo que debería ser normal).

PD: la segunda foto esta editada con el culo, lo se.

09 marzo 2010

El fotógrafo aficionado no es un intruso

La Opinión de Murcia se hacía eco hace unos días del acuerdo alcanzado entre la Asociación de Fotógrafos Profesionales de Murcia (AFPMUR) y la Dirección Territorial de Inspección de Trabajo y Seguridad Social de esa región. Grosso modo, la miga de la noticia consistía en que se iba a perseguir el intrusismo dentro de la profesión de fotógrafo -en principio de los llamados fotógrafos de bodas, bautizos y comuniones- de forma contundente.

La noticia, de entrada, es positiva. Que el intrusismo es un cáncer del sistema es bastante indudable, y un servidor es el primero en bramar contra quienes lo practican.

Trabajar de forma ilegal supone una competencia desleal para con los profesionales, que llevan a cabo su labor pagando todo lo que tienen que pagar, y es también un fraude a la Hacienda Pública, que deja de ingresar para las arcas del Estado un dinero que, por ley, le corresponde. Al mismo tiempo, al no haber facturas de por medio el cliente pierde la opción de reclamar por el servicio recibido.


El intruso, como una enfermedad,
sólo procura su beneficio mientras
pudre todo lo demás

Ésta es la realidad del intruso, una figura laboral que, como una enfermedad, sólo procura su beneficio mientras pudre todo lo demás.

Aunque estos días se ha podido leer en redes sociales y foros de debate acusaciones que incluso tildan a los fotógrafos de nueva mafia o sucursal de la SGAE -sólo nos faltaba eso-, lo cierto es que la falta de precisión en ciertas observaciones y algún planteamiento muy desafortunado invitan a pensar que esto es un intento de la AFPMUR de controlar lo incontrolable.

Vaya por delante que lo último que quisiera ahora es ponerme a mis propios compañeros en contra, pero las cosas no son tan fáciles como parece.

Como profesional de la fotografía, estoy de acuerdo en que se persiga el intrusismo. ¿A quién no le gustaría poder trabajar sólo rodeado de profesionales? La labor de un fotógrafo puede llegar a ser muy estresante. Pensar en que muchas veces sólo tenemos una oportunidad para hacer la foto -en este trabajo no hay tecla de deshacer- es como para ponerse nervioso. Y si encima tenemos a cinco personas al lado, compacta en ristre, gritando, moviéndose, empujando…

¿Se imaginan a un obrero subido al andamio trabajando y a su lado un aficionado al bricolaje dándole codazos y moviendo las herramientas de sitio? Algo similar sufrimos en muchas ocasiones los fotógrafos, pero aun así, dudo que legalmente se pueda etiquetar a esos aficionados de intrusos.


Lo que más me inquieta es que
se esté sugiriendo la posibilidad de
prohibir a cualquier persona
fotografiar en una boda

En cualquier caso, ¿es realmente legal -y viable- lo que la AFPMUR pretende? En primer lugar, se plantea que los fotógrafos vayan identificados con una serie de documentos. ¿Tendremos que ir a trabajar con el recibo de autónomos en el bolsillo?

Por otro lado, un particular puede facturar sin ser autónomo -con un mínimo de papeleo legal y hasta un tope anual. ¿Cómo van a ir a por un tipo que se defienda utilizando esta particularidad de nuestro sistema como escudo?

Pero lo que más me inquieta es que se esté sugiriendo la posibilidad de prohibir a cualquier persona fotografiar en una boda, bautizo o cualquier otra celebración similar. "El resultado del mismo [del acuerdo] es el compromiso de Trabajo de perseguir a los fotógrafos no acreditados como profesionales." La sentencia me parece demencial, y de no haberla leído en la propia página web de la APFMUR, no me la creería.

Conozco a muchos fotógrafos aficionados a los que les encargaría un trabajo antes que a muchos profesionales, fotógrafos que podrían facturarme sin ser autónomos. Pero también podrían regalármelo, porque para eso están los amigos. ¿Cómo va alguien a evitarlo?


Luchar contra el intrusismo es
muy loable, pero confundir al intruso
con el aficionado es un error
de bulto inexcusable

La intención de la AFPMUR es sin duda positiva, pero en este caso se ha pasado de frenada, o quizás le ha fallado su política de comunicación. Luchar contra el intrusismo es muy loable, pero confundir al intruso con el aficionado es un error de bulto inexcusable.


Publicado originalmente en Quesabesde.com

08 marzo 2010

Cuando el compañerismo choca con la actualidad

Seguro que muchos de los que estáis leyendo esto visteis la semana pasada las fotos de Esperanza Aguirre capote en mano -en El Mundo- y con montera -en El País-. Calidad artística al margen detrás de estas dos fotos hay una historia que merece ser contada, una de esas pequeñas anécdotas que ponen de manifiesto como hay veces que la actualidad choca con el compañerismo. Empiezo.

Claudio Alvarez/El Pais

Begoña Rivas/El Mundo

El pasado jueves una fotógrafa de El Mundo tenia una entrevista con Esperanza Aguirre, en la Asamblea de Madrid, aunque se iban a tratar varios temas el quid de la cuestión eran los toros y la nueva consideración que la Comunidad de Madrid le iba a dar.
Uno de los redactores de El Mundo que iba para la entrevista tuvo la idea de llevar un capote y hacer una foto a la lideresa con el trapo en cuestión pero como era grande sobresalía de la bolsa y fue visto por algunos periodistas que cubrían la actualidad de la Asamblea.
A algunos les sorprendió un poco pero no pasó de eso. Cuando la fotógrafa terminó sus fotos sacó su portatil y las edito allí mismo, en la asamblea, para enviarlas rápido, tal como le habían ordenado. Mientras editaba las fotos otros fotógrafos vieron la imagen y la comentaron, es algo que hacemos mucho, entre nosotros normalmente hay buen rollo y no nos solemos esconder.
El problema llegó después. El jefe de fotografía de El País se enteró de la foto que había tomado El Mundo y visto el revuelo que se había formado durante toda la tarde por la polémica de los toros y Espe alguien -yo no se quien- decidió que no podían ser menos que El Mundo y buscaron una foto similar -en el impacto- a la de El Mundo.
El problema es que era tarde y la lideresa tenia sus compromisos. Desde El País enviaron a un fotógrafo a comprar una montera para hacer la foto pero no hubo tiempo -o no quisieron, no lo se muy bien- de hacer la foto en Sol.
Espe se iba a una entrevista con Iñaki Gabilondo en CNN+ de modo que raudo y veloz el fotógrafo de El País allá que fue, consiguiendo hacer la foto de la montera antes de entrar en la entrevista.
Y voila, al día siguiente misión cumplida: El País no fue, fotográficamente, menos que El Mundo.
¿Y diréis que por qué lo del compañerismo? Pues porqué seguramente el fotógrafo de El País se enfrentó a un dilema: ¿contar que sabia lo que tramaba El Mundo y apuntarse un tanto en su periódico o callarse y ganarse un tanto para sus compañeros?
Por lo que yo se... se calló.

05 marzo 2010

Otro robo mas

En este caso de material Nikon, aqui los numeros de serie.


Nikon D700................nº serie 2157158
Nikon 14-24 2.8...................239788
Nikon 24-70 2.8..................306073
Nikon 70-200 2.8..................367217
Nikon 50 1.4........................6074173
Nikon 85 1.8.........................648384
Nikon pc micro 85...................Ni8528M/1458/226274980
Nikon macro 105 2.8
Sigma 120-300 2.8................4021736
Nikon sb-800........................3138835
Nikon sb-800........................3119478
Nikon sb-900........................2116179
Nikon su-800.........................2018686
Nikon sb-r200........................2051737
Nikon sb-r200........................2051738
Pocket wizard.......................6094140
Pocket wizard.......................6094397
Pocket wizard.......................6094357

Si suena la flauta podeis contactar con el legitimo propietario a traves de su Flickr

04 marzo 2010

Los fotografos se plantan en los premios TP

plante-tp1-webEl pasado día 02 de Febrero a las 19,30 la prensa estaba citada en la sala Pachá .Tras solventar con los organizadores los problemas con el modo de acceso, se convocó a los medios en la primera planta. Una vez allí, la organización dispuso un photocall con menos de un metro de distancia entre el personaje y los compañeros gráficos (cámaras y fotógrafos), con el inconveniente de un sillón que está anclado en el suelo y que no se podía mover. A la espalda de los informadores gráficos había un espacio vacío de unos quince metros de largo, por lo que se comunicó a a organización la posibilidad de cambiar de orientación el photocall... “Es lo que hay” fue la respuesta que recibieron.


La situación de los cámaras de televisión no fue diferente. En menos de diez metros, se intentó que trabajaran conjuntamente, unos doce operadores de cámara con sus correspondientes redactores, cada uno con una entrevista diferente. A la prensa escrita, se la destinó en el pasillo que daba acceso a la sala de los dos photocall, sin un sitio fijo, lo que propiciaba la aventura de realizar alguna que otra preguntilla sin que fuesen pisados por los siguientes invitados que pretendían acceder al photocall.


Seis y sólo seis fueron los personajes que los redactores gráficos pudieron hacer para demostrar a la organización que el lugar no era ni de lejos el adecuado para realizar un trabajo de una manera digna en lo que a maneras y a producción se refiere. No se puede hacer un posado a esa distancia si no se dispone de un objetivo 14 mm a sabiendas de las posibilidades de aberraciones que pueden aparecer en las fotos. Ante la contínua callada por respuesta, o la muy recurrida “esto es lo que hay” de la organización, los redactores gráficos y los redactores de prensa escrita, optaron por marcharse. Solamente el grupo de fotógrafos de Hachette que pertenecen al grupo editorial y las televisiones, se quedaron continuando el trabajo.

03 marzo 2010

Fotografiar sin luz, pintar sin pintura

Sensibilidades cada vez más exageradas adornan las especificaciones de las cámaras que van asomando su nariz al escaparate. Los flashes, indispensables para fotografiar cuando la luz escaseaba hace algunas décadas, conviven ahora con valores de hasta 102.400 ISO, y hay incluso quien se atreve a vaticinar su desaparición. El hombre, animal testarudo como pocos, se empeña en forzar los límites de la fotografía como queriendo demostrar que fotografiar con poca luz, casi a oscuras, es posible. QUESABESDE.COM se ha interesado por la labor de fotógrafos que trabajan en escenarios tan poco propicios para esta práctica como un conflicto bélico a media noche o las aguas de los fondos abisales.Eduardo Parra.- Fotografía: del griego "phos" (luz) y "graphis" (escribir). Fotografía: escribir con luz, pintar con luz. La etimología de la palabra es, sin duda, una gran conocida para cualquiera que haya tenido una cámara entre sus manos y explica magníficamente lo que es esta disciplina sin necesidad de andarse por las ramas ni rebuscar resabidas definiciones de diccionario.

Todo amante de la fotografía sabe que el elemento principal para la fotografía es la luz. El resto de aparatos son ciertamente accesorios, y aunque nos hacen la vida más fácil podríamos fotografiar sin ellos.

Podríamos obviar el sensor (o el carrete) y fotografiar efímeramente sobre una pared. Podríamos despojarnos de los objetivos y utilizar una cámara oscura. Incluso podríamos prescindir de la mismísima cámara y fotografiar por contacto. Los resultados, claro está, no serían los mismos que si disparásemos con una réflex a plena luz del día, pero fotografiar siempre podríamos hacerlo mientras tuviésemos luz.

Sin embargo, hay situaciones en que fotografiar con luz es imposible porque ésta prácticamente no existe. Son disciplinas fotográficas especialmente complejas, rodeadas de circunstancias poco habituales que algunos fotografos sufren en su día a día. A base de paciencia y tesón, son estos profesionales de la oscuridad quienes nos están demostrando que fotografiar sin luz -o casi- también es posible.

En combate

Se cierne la negra noche en Tora Bora, Afganistán. Un pequeño grupo de operaciones especiales comienza una maniobra de ataque contra terroristas. A su lado, un reportero gráfico empotrado -como dice el argot- en su unidad utiliza el disparo silencioso de su cámara para inmortalizar la singladura. Es de noche, no hay apenas luz, y el uso del flash está absolutamente prohibido.

Situaciones como ésta que acabamos de imaginar difícilmente serán vividas por la mayoría de fotografos, pero es precisamente ahí donde reside su encanto. Las últimas cámaras réflex han avanzado muchísimo en lo que a fotografía con baja luz se refiere, ofreciendo valores superiores a 100.000 ISO. Estos avances han abierto las puertas a una nueva clase de imágenes que hasta hace poco era imposible capturar.

© US Army
© US Army

Miembros del ejército de los Estados Unidos inspeccionan una zona fronteriza entre Siria e Iraq en busca de evidencias de contrabando. La imagen fue obtenida con una Nikon D300, disparando a través de un visor nocturno.

© US Army
© US Army

En la misma zona fronteriza, un grupo de soldados es fotografiado con una velocidad de obturación de 30 segundos, una sensibilidad de 800 ISO y -obviamente- prescindiendo del flash.

Al hablar de fotografía en condiciones de luz pobre pensamos en los astrofotógrafos, que siguen a las estrellas huyendo de la luz de la ciudad, o los paparazzi, que persiguen al famoso de turno en busca de ese beso fugaz en el interior de un coche bajo la luz de una solitaria farola. Pero también los corresponsales de guerra lidian con tan indeseables condiciones lumínicas.

Estos cazadores de imágenes bélicas son fotógrafos hechos de otra pasta. Ángel Trotter es uno de esos traseros inquietos que se mueve allí donde está la noticia. Ha cubierto guerras en diversos puntos del globo, incluidos Iraq y Palestina, y nos recuerda su forma de trabajar.

"El flash está absolutamente prohibido… a menos que quieras que te disparen. La mayoría de fotografos trabajan desde lejos cuando cae la noche. Aprovechamos la luz de los bombardeos para iluminar y tiramos planos abiertos para tener mayor garantía de éxito. Las escenas esas en verde [para prensa], grabadas con infrarrojos, nunca son de fotógrafos: son de operadores de cámara [de televisión] empotrados o del propio ejército. Es casi imposible ver un fotógrafo trabajando por la noche en una zona urbana."

Pero, ¿y cuándo hay que acercarse? Según Trotter, "en una guerra se funciona, por así decirlo, como un paparazzi: sensibilidad al máximo y que no te vean".

Este apriorismo, en efecto, constituye también la regla de oro de los fotógrafos de prensa rosa que buscan la exclusiva cuando la ciudad duerme. Los paparazzi, en no pocas ocasiones, fotografían sin apenas luz.



"Normalmente hay que subir la sensibilidad
y rezar para que el ruido no destroce la
foto", comenta un paparazzi

"Son fotos particularmente incómodas", nos explica un profesional del ramo que prefiere permanecer en el anonimato. "Tienes que usar teleobjetivos muy largos, pero que al mismo tiempo sean manejables para poder trabajar desde dentro de un coche u oculto tras un seto. Hay veces que te ves usando un 500 mm f4 o menos luminoso, utilizando sólo la luz de las farolas. En esas condiciones, el riesgo de trepidación es enorme, ya que tienes que tirar a velocidades muy bajas".

"Normalmente, no queda otra opción que subir la sensibilidad y rezar para que el ruido no destroce la foto. Las nuevas cámaras van a ponérnoslo todo más fácil, aunque espero que nadie diga que son demasiado buenas para ser reales."

A 200 metros bajo tierra

En otro tipo de fotografía no hay tanta concesión para el ruido electrónico (aunque aquí el tiempo es un lujo del que sí se dispone). Félix Alabart es espeleólogo y fotógrafo, y rondando ya los ochenta años de edad tiene autoridad como pocos para certificar que fotografiar sin luz es, siendo amable, complicado.

"Si te dedicas a tomar fotos en serio -nos cuenta- es imprescindible el fatídico trípode, varios flashes potentes y la cámara. El problema de las cámaras digitales es que con escasa luz te las ves y las deseas para enfocar." Para remediar este problema los espeleólogos utilizan potentes linternas que les sirven de punto de referencia, e incluso de principal fuente de luz.

© Fèlix Alabart
© Fèlix Alabart

Una de las muchas imágenes capturadas por Alabart a lo largo de sus 60 años de experiencia como "espeleofotógrafo".

Moverse por una cueva no es fácil, y mucho menos si tienes que llevar luces, generadores, cables… Como siempre, las dificultades agudizan el ingenio, y los espeleólogos que -por seguridad- no pueden sacrificar movilidad tiran de paciencia para evitar el uso de focos, sustituyéndolos por linternas y exposiciones prolongadas.

Aunque es posible fotografiar con la escasa luz natural que se filtra bajo tierra, para obtener la imagen que acompaña estas líneas se utilizaron como fuentes de iluminación cinco linternas LED, una exposición de 5 segundos y una abertura de f11. Una combinación a todas luces -nunca mejor dicho- acertada.

Debajo del mar

Donde nunca se filtra luz es en el fondo marino. Muy en el fondo. Cualquier submarinista sabe que bajo el agua la luz tiene una vida escasa y su comportamiento no es el mismo que en el aire. "En cuanto bajas un poco -nos explica un experto fotógrafo y marinero-, hasta unos diez metros, los rojos se pierden y la sangre se ve verde. Un poco más abajo, empieza a ser necesario el uso de equipos especiales, pero en el fondo abisal estás perdido".

No le falta razón. A esas profundidades sólo se atreven a bajar un par de vehículos: los denominados ROV (Remote Operational Vehicle) y los batiscafos, y en ambos casos cuentan con un sistema de iluminación propio.



En el fondo abisal se utiliza más el vídeo,
y el 99,9% de las fotos de criaturas que ahí
habitan son montajes hechos en pecera

Igor Cruz, biólogo, nos explica que a esa profundidad se utiliza más el vídeo que la foto, y confiesa que el 99,9% de las fotos de criaturas abisales son montajes hechos en pecera.

Si ya de por sí debe ser complicado que uno de de estos monstruos marinos se esté quieto, nos explica, "imagínate lo difícil que sería manejar una cámara en un brazo robótico o evitar que los bichillos marinos no se crucen por delante o hagan sombras".


Publicado originalmente en Quesabesde.com