31 mayo 2010

¡Animo! siempre se puede hacer peor...

En Universal Music se esfuerzan por demostrar que los fotoperiodistas madrileños somos la ostia.

No contentos con meter a cincuenta donde dificilmente caben veinte...
No contentos con poner un photocall en sol y sombra...
No contentos con traer a una ¿actriz? con la expresividad de una patata...

Gracias universal por esa confianza que depositais en nosotros.

26 mayo 2010

El Mundo sigue cubriendose de gloria

Si en el anterior post comentabamos lo nefasto que es para la fotografía mandar a un fotógrafo a hacer vídeo o vemos que ocurre cuando un redactor hace fotos.

La imagen -si alguien la tiene mejor estaré encantado de sustituirla- corresponde a una noticia publicada en el M2, el suplemento de Madrid de El Mundo del dia de hoy.
La firma de la foto es la misma que la firma del texto asi que es de suponer que corresponden a la misma persona. Y visto lo visto, todo parece indicar que ha sido un redactor el encargado de capturar la foto al tiempo que atendia la rueda de prensa.
Y así ha salido... Tres cabezas de asistentes por medio, un fotógrafo delante, el fotógrafo Juan Medina mirando hacia abajo, el resto de hablantes en plan muñeco de Barrio Sesamo... Una autentica vergüenza de fotografia, y mas si tenemos en cuenta que ilustra la noticia de una exposición fotográfica de, nada menos, Juan Medina.
En fin, que El Mundo en general y su sección gráfica en particular siguen echando paladas sobre la profesión de fotoperiodista. Y así nos va.

24 mayo 2010

Y lo que tenia que pasar... pasó

Era cuestión de tiempo. Mandar a un fotógrafo a hacer vídeos, a un redactor a hacer fotos o a un operador de cámara a hacer textos solo tenia un final: que alguien, en algún momento, se comiese el tema del día. El que mucho abarca...

La foto que veis arriba fue publicada en El Mundo el pasado sábado, la firma la Agencia EFE, el fotógrafo de El Mundo, profesional como el que mas, cumplía ordenes y grababa vídeo fuera de la zona de fotógrafos. Cumplía ordenes, pero igualmente se llevo, dicen, una bronca por no tener la foto.
Hacer toros no es como hacer fútbol. En la plaza los fotógrafos suelen estar todos juntos en el mismo sitio, y la técnica consiste básicamente en tirar ráfagas. No se trata de seguir un balón o prestar atención a 22 jugadores. Aquí hay un toro y un torero, y si te comes la foto es porque no estas atento o porque estas a otras cosas.
Aunque lamento que el compañero de El Mundo se llevase una bronca -máxime cuando no fue culpa suya- espero que esto se repita mas veces, tantas como sea necesario para que los que mandan se den cuenta de que no se puede estar al plato y a las tajadas.

21 mayo 2010

Otra de esas situaciones hipoteticas

Un fotógrafo, A, periodista de profesión, es contratado para ser el fotógrafo oficial de un acto.
El fotógrafo A va a ese acto y descubre horrorizado que está a punto de quedarse sin batería en la cámara.
El fotógrafo B, también periodista, se acerca a cubrir el mismo acto.
El fotógrafo A le cuenta el problema de las baterías al fotógrafo B.
El fotógrafo B le dice que sus baterías no son compatibles.
El fotógrafo B hace un par de fotos al acto para salvar el tema, y le ofrece al fotógrafo A intercambiar los cuerpos de cámara ya que la siguiente información es una foto de un edificio que se puede hacer con muy poca batería.
El fotógrafo B se marcha a fotografiar su edificio, pero cuando esta llegando tiene un accidente y se le cae la cámara que le había intercambiado el fotógrafo A.

Y ahora la pregunta ¿Debe el fotógrafo B pagarle la reparación de la cámara al fotógrafo A?

18 mayo 2010

¿Donde esta el sniper?




El autor también prefiere quedarse escondido :P

15 mayo 2010

No tengo twitter

Si a alguien se le ocurre seguirme en twitter, que sepa que no tengo. Hay un farsante con mi nombre -aunque no tiene huevos para usar mi nombre real por si le denuncio :D- pero no soy yo.

13 mayo 2010

Bravo Presidente

EDIT: Como los que saben mas que yo me recomiendan que me la envaine... lo hago.

No sabia que hacer. Si pasar esta foto o no pasarla... La hice ayer por la mañana, en el pleno, casi sin querer.

Estaba en la tribuna, escuchando a Alonso, creo, y me fije que el Presidente sacaba el móvil a pasear. Mire con la cámara, que acerca un poco, a ver que ponía. Lo hago a veces, por curiosidad... nunca se sabe. Lo primero que vi fue una lista de mensajes con el nombre del remitente, había varios irrelevantes y uno de Taguas. Inmediatamente identifique a Taguas como David Taguas -apellido poco común- y tire una foto. Seguí encuadrando y el Presidente abrió el mensaje. Dispare una ráfaga sin leer; mejor pedir disculpas que pedir permiso. Un compañero, a mi lado, y yo repasamos las fotos en la pantalla. Se salvaban dos en las que se podía leer el mensaje. Vimos que no era realmente nada del otro mundo, algo curioso, predecible... pero tal vez publicable. Se la enseñe a mis compañeros y les pedí opinión. La mayoría dijo que si, que la diese, que era una chorrada, nada comprometido.
Yo no soy muy dado a meter en la linea este tipo de fotos, pero ya la experiencia me ha enseñado que es mejor enseñarla al jefe y que diga que no a que se entere de la foto y te la pida cuando ya no la puedes pasar.
Así que llame a mi jefe y le pase la foto por correo. El se la enseño a los grandes jefes y estos dijeron que adelante, que la pasase... supongo que estos jefazos, que saben lo que hacen, lo tendrían todo atado... así que, en efecto, la pasé.
De momento no he recibido ninguna cabeza de caballo...

11 mayo 2010

Cuando encuadrar es secundario

Quizás suene exagerado, pero hay ocasiones en las que encuadrar y disparar es lo de menos. Lo de más en estos casos es conservar la propia integridad física. Estos fotógrafos practican lo que podríamos denominar fotografía complicada, una rama de la imagen fija en la que saber exponer no es lo más importante.

Comentaba hace unos meses un columnista del diario Público que, si digno de admiración es el reportaje que hace alguien escalando una montaña utilizando sólo sus manos y el remiendo de un cinturón, más digno de admiración es el operador de cámara que lo acompaña, que hace lo mismo pero con una sola mano.

Tal vez la realidad no sea tan dramática, pero sí es cierto que hay algunas tareas fotográficas que hacen que apuntar y disparar sean un par de nimios detalles de una larga lista de problemas.

Juegos de guerra

Los juegos de guerra ganan adeptos cada día y a su alrededor surgen nuevas oportunidades de negocio. El airsoft y el paintball -sobre todo este último- se han convertido en populares pasatiempos, y no son pocos los jugadores que gustan de tener un recuerdo fotográfico de su participación en ellos.

Si la fotografía deportiva es ya de por sí complicada por los cambios de dirección, la velocidad de los jugadores y los avatares imprevisibles del juego, estar pendiente además de no recibir un impacto con un chorretón de pintura -y más importante aún, que no se manche demasiado la cámara, con el consabido riesgo de avería que ello supondría- hace de este tipo de fotografía algo más que arriesgada.

© Fernando Álvarez
© Fernando Álvarez

Fernando Álvarez es el administrador de la página web especializada Zona Paintball y lleva fotografiando este juego desde 2002. Como autoridad en estas lides, certifica que para ello hay que asumir que te vas a llevar algún impacto y que tu equipo fotográfico acabará -probablemente- manchado de pintura.

Los fotógrafos de airsoft o paintball están obligados a utilizar las protecciones oculares, lo que dificulta aún más su trabajo. Por todas estas razones, Álvarez explica que "para fotografiar paintball hay que ser jugador, porque has de adelantarte a las jugadas y conocer la mecánica de juego para intuir lo que puede pasar en los próximos cinco segundos".

No obstante, este fotógrafo trata de quitar hierro al asunto al afirmar que las bolas de pintura y la fotografía son absolutamente compatibles: "Hay que tomar precauciones, pero a mí no me gusta llegar a límites extremos. Si sabes de qué va la cosa, no te meterás en líneas de fuego ni te pondrás en posiciones comprometidas. La protección de la lente con un simple filtro neutro, del cual llevo un par de repuestos que jamás he tenido que llegar a utilizar por rotura pero sí por mancha, es obligatoria. El resto dependerá del cariño que cada cual le tenga a su equipo."

¿Y qué pasa si una bola impacta en la cámara? "Pues se limpia con mucho cuidado, ¡y ya está!" Es lo que tiene ponerse frente a proyectiles que viajan a velocidad de vértigo.

Velocidad vertical

Velocidad de vértigo, precisamente, es la que alcanza uno al tirarse de un avión con un paracaídas. Salir volando requiere de una habilidad particular si queremos ahorrarnos sustos, pero sin duda es ésta una experiencia que merece ser fotografiada.

© Departamento de Defensa de Estados Unidos
© Departamento de Defensa de Estados Unidos

Volar y hacer fotos no es apto para novatos. Lo sabe bien Daniel Paredes, experimentado cabeza de lista del centro de paracaidismo Skydive Lillo. Nos cuenta que para hacer fotos a paracaidistas "tienes que tener por lo menos unos 200 saltos" por cuestiones de seguridad. "Las fotos se hacen mientras realizas tu salto con una cámara adosada al casco y pulsando el disparador con la boca", explica.

Estos expertos fotografían encuadrando casi siempre a ojo -en el sentido más amplio de la palabra- cada gesto sin olvidar ni un instante que viajan a casi 200 kilómetros por hora. Paredes comenta que a veces utilizan visores, pero que lo más común "es ajustar la cámara antes de saltar para que enfoque allí donde miras".


"Las fotos se hacen mientras realizas tu salto
con una cámara adosada al casco y pulsando el
disparador con la boca", nos cuenta un especialista

Aunque cada maestrillo tiene su librillo, el recurso sencillo para este tipo de imágenes consiste en seleccionar la hiperfocal de la óptica utilizada y desactivar el autofoco. "Usamos objetivos angulares -explica Paredes- para disponer de mucho más ángulo de cobertura y no tener que preocuparnos en exceso por el encuadre."

Sobre ruedas

No tan arriesgada pero igualmente compleja es la fotografía de vehículos en movimiento realizada desde el propio vehículo. Se trata de tomas aparentemente sencillas que parecen estar hechas desde la ventanilla del conductor o desde otro coche que circula justo al lado.

Para su realización, sin embargo, se necesita de un particular sistema de anclajes y un excelente ojo fotográfico -además de una buena mano de Photoshop- para elegir, sin verlo, el momento exacto de la toma.

© Rig Shots

El retoque digital también juega un papel importante en estas imágenes.

La empresa australiana Rig Shots está especializada en este tipo de estructuras y desde su página web ofrece múltiples combinaciones para lograr las fotografías más impactantes.

Más que compleja, es un tipo de fotografía muy delicada que exige una preparación al milímetro y un cuidado extremo a la hora de colocar la cámara. Hay que tener en cuenta que una vez instalado el equipo y comenzado el recorrido no es posible mover la estructura, por lo que se ha de planificar cada toma al detalle.

© Rig Shots

Un sofisticado soporte y velocidades de obturación relativamente lentas permiten obtener tomas como ésta.

El mayor inconveniente de estas tomas radica en que no puede hacerse una fotografía a una velocidad muy rápida porque el movimiento de la rueda se congela, restándole ello valor estético a la imagen. Por tanto, hay que disparar con una velocidad relativamente lenta, y lenta en fotografía es muchas veces sinónimo de trepidación, y si a esa trepidación sumamos un vehículo en marcha…

El secreto, cuentan los expertos, es encontrar la relación optima entre velocidad de obturación y velocidad del vehículo para que, conduciendo despacio, se cree la ilusión de que se iba mucho más rápido.


Publicado originalmente en Quesabesde.com

09 mayo 2010

No era tan original

Probablemente la experiencia mas frustrante del fotoperiodista -únicamente superada por otra novela de suspense: solo me queda la tarjeta de 256 megas para el resto del pleno-.


La foto del arzobispo que no era tan original. Del siempre recomendable blog de mi colega Bernal Revert The last picture.

06 mayo 2010

Color a juego

Vía Fotográficos

Y eso de cambiar el color de la foto para adaptarlo al color de la cabecera... ¿es manipulación?


Edito para subir un comentario de Agustín Catalán que puede arrojar un poco de luz a los que no sabemos:

"Las tres cabeceras de periódicos del Grupo Zeta, El Periódico de Catalunya-EPC, El Periódico de Aragón-EPA y El Periódico de Extremadura-EPE, son periódicos independientes, con sus plantillas, directores, fotográfos y mensajeros.
EPC imprime en Parets, Barcelona. EPA, imprime en la rotativa del Heraldo y EPE imprime en una rotativa de Plasencia, si la memoria y los datos no me fallan. Eso quiere decir que de forma natural las portadas tendrán tonos diferentes. Al igual que EPC que se ve en Madrid es ligeramente mayor que el de BCN, con otras dominantes...
Además los periódicos con menos recursos, tiran menos periódicos y eso hace que se ajuste más dificilmente los tonos de los pliegos. Y hay que añadirle que los diarios con manchetas de color, hacen que ese color se "extienda" por toda la zona de color de la página (fotos). Esto hace que en el ejemplo que habéis sacado a colación, el Periódico del día 05 de mayo de 2010, con una fotografía de la última reunión entre Zp y Rajoy hace un año y medio de José Luis Roca, parezca que se busca un efecto estético. ¿¿¿¿????"

03 mayo 2010

Tema tabú

Este viernes pasado estuve en Madrid cubriendo el Expomanga 2010, la feria teóricamente especializada en manga pero que cada vez es mas una expo-friki -no considero a Sheldon Cooper o a Lost como manga-.

El caso es que, como siempre en este tipo de ferias, hay dos fotos que hacer, las de las piezas curiosas de los stands, y las de la gente. Sacar a gente es fácil, primero porque la mayoría de asistentes son fotográficamente llamativos y segundo porque la mayoría están encantados de posar. Sacar los objetos... bueno, eso es evidentemente mucho mas fácil... lo difícil es identificar cada cosa para los pies de foto.
Sin embargo con la imagen que ilustra este post tuve un pequeño problema... ¿es una imagen porno? Mi editor -americano- y yo charlamos el viernes por la noche acerca de la conveniencia de enviar o no la imagen. Los argumentos en contra eran evidentes... ya sabéis, la moral y esas cosas, los argumentos a favor tampoco había que buscarlos muchos... era un muñeco.
Aunque me gustaría conocer vuestra opinión ya os adelanto que la imagen, al final, no se envió. Y si no se envió fue porque tras unos minutos de discusión encontramos dos razones que nos llevaron a este pequeño ejercicio de autocensura:
  1. La foto no es especialmente buena, de hecho es bastante mediocre, no tiene un fondo decente, ni buena iluminación, ni una proporción fotográfica en condiciones -aparte de un desenfoque que aunque a mi me gusta, parece ser que solo me gusta a mi-.
  2. No aporta ningún tipo de información que no dieran el resto de fotografías del set, que eran igual de sexuales pero sin ser tan explicitas.
Y bien...?